Un amor de contrastes tan bellos, que las demás estrellas sintieron envidia y desearon vivir lo mismo, o al menos, intentarlo…

Me encanta la leyenda del prólogo. Me encanta poner una historia a nuestra historia… Han sido infinitas las veces en las que hemos debatido en la mesa, con mis padres y mi hermano, ¿De dónde procedemos? Somos como describo en el libro, ¿El pueblo sin pueblo? Las investigaciones casi pueden afirmar que los gitanos procedemos de algún lugar de la India…pero casi, no lo pueden confirmar con certeza. He llegado a oir teorias sobre que procedemos de Egipto, o incluso de la tribu de Israel, pero una vez más, nada es seguro, así que prefiero creer que procedemos de algún lugar lleno de magia. Sí, adoro la idea de creer que venimos de las estrellas, de que somos descendientes suyos, de que realmente somos gypsios, y de que todos nos identificamos no por los malditos estereotipos a los que nos enfrentamos día a día, sino, que nos identificamos por una pequeña estrella dorada, que todos llevamos tras la oreja… Estaría bien, ¿No?

El próximo día he decidido subir el segundo capítulo, nuevamente en varias veces, porque creo que es lo ideal para que entonces sí, no os resistais a querer leer todo lo demás…Buenas noches y que las estrellas iluminen vuestros sueños.

Sally

Anuncios

2 thoughts on “Un amor de contrastes tan bellos, que las demás estrellas sintieron envidia y desearon vivir lo mismo, o al menos, intentarlo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s